El teléfono móvil comienza a reemplazar a las tarjetas como forma de pago

Es un hecho que el teléfono móvil ha llevado la comunicación entre personas a otro nivel. A su vez, la combinación de estos dispositivos con Internet y las redes sociales ha cambiado de forma radical la experiencia del usuario. Pero el teléfono móvil sigue mutando y está a las puertas de asumir una nueva función, ser un billetero electrónico.

Según los gurús tecnologícos, la evolución lógica es que, en lugar de usar su tarjeta de crédito o débito, el consumidor podrá pagar utilizando su iPhone, Blackberry o su móvil con Android.

La consultora Aite Group ha publicado un informe en el cual se afirma que hacia mediados de la década presente, los pagos a través de móvil rondarán los 214.000 millones de dólares en EE.UU., multiplicando por 5 los 46.000 millones que se prevén este año.

Recientemente, la cadena estadounidense de cafeterías Starbucks ha comunicado que cada vez tiene más clientes interesados en pagar con el teléfono. Esta cadena ya utiliza un sistema de pago muy simple basado en código de barras. No han querido esperar hasta que implanten los chips que permitirán a los móviles comunicarse con una terminal registradora. Esta tecnología basada en chips, que no estará desarrollada hasta dentro de 3 años, se llama Near Field Communication (NFC).

Las principales compañías de sistema de pago por tarjeta ya han visto el nuevo filón y existe ya una gran competencia para dar con la futura tecncología de pago. Por ejemplo, VISA se ha aliado con Square (firma fundada por Jack Dorsey, uno de los creadores de Twitter). Square es una empresa pionera en el desarrollo de aplicaciones de pago en los teléfonos y suma a su red unos 100.000 comercios al mes.

Pocas semanas después de anunciarse esta alianza, se lanzó Google Wallet. En este servicio, Google se ha aliado con Sprint, Citigroup, MasterCard y el sistema de pagos First Data. Este servicio, basado en NFC ya funciona en Nueva York y San Francisco.

Según los expertos, a largo plazo, la vía del chip (NFC) tiene más recorrido. Pero hasta entonces, la opción de mostrar el código de barras en el móvil será la opción más práctica ya que no es necesario cambiar el teléfono ni las terminales en el comercio. La clave de este sistema será hacer que sea lo suficientemente seguro para evitar el fraude, elevando las ventas y reduciendo los costes.

Aunque los habitos de consumo tardan en producirse, existe un debate alrededor de si la aceptación del «móvil billetero» como forma de pago se puede acelerar. Por ejemplo, plataformas sociales como Foursquare tienen la aspiración de converger hacia este medio. Esta plataforma ya permite a sus seguidores registrarse al entrar en un restaurante o tienda. De esta manera, se facilita a los comerciantes el poder dirigir publicidad y ofertas especiales a potenciales consumidores. Esta interactividad en tiempo real va a cambiar la relación con el cliente.

Fuente: El País

Comparte este artículo:

No hay comentarios a este artículo

Sé el primero en enviar un comentario: