La seguridad de las comunicaciones móviles e inalámbricas, asignatura pendiente

¿Cuál es el nivel de seguridad de las comunicaciones móviles e inalámbricas en los hogares españoles? INTECO ha tratado de dar respuesta a esta pregunta a través de un estudio que asegura que todavía queda mucho camino por recorrer.

Según este estudio, en el cuarto trimestre de 2009, el 97,6 por ciento de los encuestados disponía de teléfono móvil. Además, la incorporación del bluetooth en el teléfono móvil  también es masiva (90,2 por ciento), mientras que la conexión a Internet a través del teléfono móvil es utilizado por el 73,1 por ciento.

Pero, ¿cuáles son las medidas de seguridad adoptadas por los usuarios? El estudio de INTECO afirma que la utilización de PIN o código de seguridad de 4 dígitos es la más extendida a lo largo de todo 2009 (89,7 por ciento en el último trimestre del año). Por detrás de esta práctica, la realización de copias de seguridad de los datos del teléfono móvil es practicada por un nada desdeñable 30,2 por ciento de usuarios a finales de año. Asimismo, el 17 por ciento de usuarios bloquea con contraseña el terminal tras un periodo de inactividad, medida que ha evolucionado lentamente. Y por último, sólo el 2,4 por ciento instala un programa antivirus en su terminal (dato que se mantiene estable durante todo 2009).

La seguridad de los teléfonos móviles es una práctica todavía no muy extendida. El hecho de que sólo el 65,6 por ciento de los encuestados afirme no haber sufrido ninguna incidencia de seguridad en su teléfono móvil en los últimos tres meses es una de las causas de esto.

En cuanto al uso de las redes inalámbricas Wi-Fi, éste sigue en crecimiento, y aumenta el número de usuarios que las utiliza como punto de conexión principal. Así, la mayoría de usuarios (un 62,8 por ciento) se conecta a Internet a través de su propia conexión Wi-Fi.

En relación a la seguridad de estas redes, el 53 por ciento de los encuestados reconoce que se conectan a redes Wi-Fi abiertas siempre que lo necesitan, en cualquier circunstancia. Más cautos se muestra el 34,4 por ciento que declara acceder a redes Wi-Fi ajenas sólo para realizar ciertas operaciones y el 12,6 por ciento que se conectan sólo en el caso de que dicha red esté protegida mediante contraseña pública.

El protocolo WEP (con un 30,5 por ciento en el último trimestre) sigue siendo el sistema de protección más utilizado. El protocolo WPA es adoptado por un 24,5 por ciento de los encuestados, “presentando un lento crecimiento desde los primeros meses del año”, asegura el informe. Un 28 por ciento de usuarios protege su red pero desconoce el sistema. Un 9,6% desconoce si su red está protegida y un 7,4 por ciento que afirma no protegerla.

Fuente INTECO

Comparte este artículo:

No hay comentarios a este artículo

Sé el primero en enviar un comentario: