Microsoft se despide de sus gallinas de Oro

Hoy, día 13 de Julio de 2010, Microsoft deja de dar soporte para sus sistemas Windows 2000 y Windows XP (en el caso de XP deja de dar soporte hasta el SP2).

De este modo Microsoft se despide de los Sistemas Operativos a los que les ha sacado la mayor rentabilidad, consiguiendo una excelente cuota de mercado, pero dejando insatisfechos a muchos de sus clientes. Esta insatisfacción se debía a los grandes problemas de seguridad y de inestabilidad que estos Sistemas han tenido.

Por lo que, ahora, tan solo dará soporte para sus Sistemas Windows XP SP3, Vista, 2003, 2008 y 7.

Que Microsoft deje de dar Soporte para las versiones más antiguas, no va a implicar que estas versiones se dejen de utilizar. Hemos de decir que el desembolso económico que el cambio de versiones puede provocar en muchos casos puede ser un coste muy elevado e inasumible.

Si pensamos en una PYME que cuente con 3 equipos con versiones anteriores a estas, será un coste que posiblemente no puedan asumir, aún más si pensamos en el momento económico que se está viviendo.

Pero si ahora pensamos en la seguridad de nuestra información la cosa cambia, ya que a partir de ahora no van a aparecer parches que solventen errores en nuestros sistemas y nuestra información va a ser vulnerable a futuros ataques.

Tenemos que ser conscientes de que los productos tienen su tiempo de vida y que Microsoft no puede estar siempre pendiente de sus anteriores productos ya que si no sería imposible avanzar, por ello el Soporte tiene su fecha de inicio y de fin, para que gracias a ello pueda mejorar sus versiones actuales. Además de poder centrarse en lanzar una nueva versión de Windows en la que siguiendo con su versión Windows 7, la seguridad de la información sea su principal baza. También hemos de decir que de este modo Windows fuerza la situación para que nos veamos en la obligación de actualizar nuestros Sistemas y equipos para contar con un Soporte Técnico detrás.

En conclusión, Windows dice adiós a sus versiones más antiguas y le da la bienvenida a la seguridad, algo que todos agradecemos. Ahora será usted quien decida el coste de la seguridad de su información.

Comparte este artículo:

No hay comentarios a este artículo

Sé el primero en enviar un comentario: